PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 66: ROMANOS

Yo ser Pancho. Yo leer Biblia.

Hoy leeremos "La Epístola del Apóstol San Pablo a los Romanos". Una serie de cartas que dictó Pablo durante su estancia en la gloriosa capital del imperio. Los enseñanzas son básicamente lo mismo que hemos escuchado una y otra vez por parte de Jesús y los cristianos, así que sólo me detendré a comentar sobre las partes que me llamaron la atención:

ROMANOS 1: Pablo asegura que la homosexualidad es un castigo de Dios a quienes cometen sacrilegio e idolatría:

porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias; antes se desvanecieron en sus fantasías, y el tonto corazón de ellos fue entenebrecido.
...
Por lo cual Dios los entregó a afectos vergonzosos; pues aun sus mujeres mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza;
y del mismo modo también los machos, dejando el uso natural de las hembras, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas machos con machos, y recibiendo en sí mismos la recompensa que provino de su error.

ROMANOS 2: Pablo condena a los juzgones. Como otro gran orador llamado Tupac, dice que sólo Dios tiene la autoridad para juzgar:

Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, cualquiera que juzgas; porque en lo mismo que juzgas al otro, te condenas a ti mismo; porque lo mismo haces, tú que juzgas a los otros.

ROMANOS 7: El espíritu desea ser bueno, pero el cuerpo lo jala hacia el pecado. El estilo de Pablo es extremadamente redundante:

mas veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
¡Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará del cuerpo de esta muerte?
La gracia de Dios, por Jesús, el Cristo, Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, pero con la carne a la ley del pecado.

ROMANOS 9: Pablo hace actos increíbles de gimnasia mental para justificar las cabronadas de Dios y los patriarcas del antiguo testamento:

Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? O dirá el vaso de barro al que lo labró: ¿Por qué me has hecho tal?
¿O no tiene potestad el alfarero para hacer de la misma masa un vaso para honra, y otro para vergüenza?
¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar la ira y hacer notoria su potencia, soportó con mucha mansedumbre los vasos de ira, preparados para muerte;
y haciendo notorias las riquezas de su gloria para con los vasos de misericordia que él ha preparado para gloria.

Con esto, Pablo admite que los malos son así porque así los hizo Dios, y luego los castiga y los mata, sabiendo que no es culpa de ellos. O los perdona sólo para enaltecerse y pretender ser misericordioso.

ROMANOS 16: Al final del libro, Pablo manda shout-outs de parte de todos sus homies:

Os saludan Timoteo, mi coadjutor, y Lucio y Jasón y Sosípater, mis parientes.
Yo Tercio, que escribí la epístola, os saludo en el Señor.
Os saluda Gayo, mi huésped, y de toda la Iglesia. Os saluda Erasto, tesorero de la ciudad, y el hermano Cuarto.

y mi mamá, y mi tía, y mi abuelita que me está grabando. 

RESEÑA DEL LIBRO DE LOS ROMANOS: Bastante aburrido y con nada de información nueva o interesante. Lo iba leyendo parado en el camión y en varias ocasiones batallé bastante para no quedarme dormido. Así es, a pesar de ser un artista y escritor rico y exitoso, aún uso el transporte público. Ser llama tener humildad. No big deal.

CALIFICACIÓN: 1 de 8 tentáculos.