PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 63: Esta noche en Hechos

¡Salve, lector! Ha regresado el blog que todos aman y leen con gran ahínco, PANCHO LEE LA BIBLIA. Esta semana comenzaremos un libro de la Biblia que pocos conocen, ya que a casi nadie le interesa la Biblia una vez que ya se termina la historia de Nuestro Señor Jesusito. De hecho, a nadie le interesa la Biblia, en general. ¿Por qué sigo haciendo esto? Deseo la muerte. En fin, nuestra labor continúa hasta que agotemos todo el mentado libro. Así que leamos:

HECHOS 1: Jesusito le deja a sus apóstoles la misión de viajar por todo el mundo predicando su Evangelio. A sus once discípulos favoritos, les transmite sus super-poderes de curar a los enfermos y exorcizar espíritus malignos. El líder de los apóstoles es Pedro, lo cual demuestra que ser un perro faldero rinde intereses con el tiempo.

 Lo primero que tienen que resolver los apóstoles, es nombrar a un nuevo tesorero, ya que el tesorero anterior era Judas, y él se colgó de un árbol. Por cierto, describen la muerte de Judas de una manera bastante pintoresca:

Este, pues, adquirió un campo con el salario de su iniquidad, y colgándose, se reventó por medio, y todas sus entrañas se derramaron.

Hay dos candidatos para ser el nuevo contador: Barsabás y Matías. Echan un volado y gana Matías.

HECHOS 2: Un día que los discípulos de Jesús estaban ahí nomás, tirando la hueva, llega un viento violento y vehemente por la ventana, que alborota a todos y desordena toda la papelería. De repente, aparecen llamas sobre las cabezas de los apóstoles, son poseídos por el Espíritu Santo, y se ponen a hablar en todos los lenguajes del mundo. Cuando ya pasa todo esto, los apóstoles deciden bautizarse todos. No sé para qué sirve el bautizo pero como lo hizo Jesús ellos también lo hacen.

 

HECHOS 3: Pedro y Juan van caminando por ahí, y se encuentran a un cojo que les pide limosna. Usan sus poderes para curar al cojo, y luego sermonean a toda la gente que presenció esta maravilla, por horas y horas.

HECHOS 4: Los sacerdotes se enojan con Pedro y Juan y los meten a la cárcel. Al día siguiente los liberan, bajo amenaza de que no sigan predicando sus loqueras sobre Jesús y resurrección y esas cosas. Pedro y Juan regresan con sus amigos y les cuentan el chisme de lo que sucedió. En lugar de intimidarse, los apóstoles agarran más valor de seguir predicando los evangelios al ver que molestan tanto a los sacerdotes, escoria de la humanidad que a nadie agradan. Los seguidores de Jesús viven en una comunidad equitativa a la que llaman "la Iglesia", donde cada quien vende sus pertenencias y comparten los recursos entre todos.

HECHOS 5: Uno de la comuna llamado Ananías, y su esposa, Safira, venden sus posesiones, pero le dan a los apóstoles una porción de las ganancias, quedándose con el resto. Pedro se da cuenta de lo que ha sucedido, y regaña a Ananías, quien se cae muerto en cuanto escucha las palabras. Después de unas horas, entra Safira sin saber lo que ha sucedido. Pedro le informa que su esposo está muerto por el pecado que ha cometido, y que en este momento lo están enterrando. En cuanto ella oye estas palabras, también se desploma, muerta. Cuando el resto de la Iglesia escucha sobre este suceso, se llenan de terror.

Los apóstoles siguen predicando y curando enfermos, y mucha gente se une a la Iglesia. Los sacerdotes meten a los apóstoles a la cárcel por no hacer caso de sus amenazas, pero un ángel los libera, y siguen predicando como si nada. El sumo sacerdote manda a más soldados a capturarlos y traerlos frente a él, y los apóstoles se dejan capturar sin violencia. Los sacerdotes se proponen matar a los apóstoles para que ya no estén molestando, pero uno de ellos, llamado Gamaliel, los disuade. Su argumento es que si sus creencias son falsas, eventualmente se dispersará y desaparecerá su culto. En cambio, si sus creencias son verdaderas, los sacerdotes estarían rebelándose contra Dios, y eso nunca resulta agradable.

HECHOS 6-7: Los apóstoles eligen nuevos miembros de la Iglesia para que ellos también prediquen el Evangelio, pero los sacerdotes judíos inventan alguna excusa para capturarlos y ponerlos a juicio. En el juicio ante el sumo sacerdote, los apóstoles nuevos recitan un resumen rápido de toda la Biblia, antiguo y nuevo testamento. De hecho este capítulo es recomendable para cualquiera que quiera repasar todo lo que hemos leído. Al terminar de resumir la historia de Jesús, y decir que él es el mesías y el hijo de Dios, los sacerdotes se enfurecen y apedrean a los nuevos apóstoles.

HECHOS 8: Un fariseo llamado Saulo encabeza en gran persecución contra la Iglesia en Jerusalén. Los discípulos de Jesús y los apóstoles se esparcen por todo el imperio, huyendo de Saulo y aprovechando para difundir el Evangelio por todo el mundo.

HECHOS 9: Saulo va a Damasco para seguir persiguiendo a la Iglesia, pero en el camino lo detiene una luz resplandeciente que proviene del cielo. Saulo se cae de su caballo, y escucha una voz que dice: 

y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
Y él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: YO SOY Jesús el Nazareno a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.

Saulo está paralizado del miedo ante esta aparición, y le pregunta a la voz qué quiere que él haga. Jesús le dice que siga hacia Damasco, y ahí sabrá qué hacer. Saulo queda ciego por el fulgor, así que tiene que ser guiado por los hombres que lo acompañan, que escucharon la voz, mas no vieron ninguna luz. Una vez en Damasco, Saulo estuvo tres días sin ver ni comer, hasta que un discípulo de Jesús, llamado Ananías (sì, otro Ananìas), llega con Saulo (Jesús lo mandó), le pone las manos encima y lo cura de su ceguera. Saulo se convierte y es bautizado.

Saulo se junta con el resto de los miembros de la Iglesia en Damasco, quienes desconfían de él, porque lo reconocen como el que los perseguía y los metía en la cárcel en Jerusalén. Pero Saulo se gana su amistad al comprobar que es bueno para predicar las enseñanzas de Jesús y convertir mucha gente. Esto causa que los judíos le teman, y conspiren para matarlo, pero él siempre logra escaparse de ellos e irse a otra ciudad. Cuando llega a las ciudades, batalla para ser aceptado por los miembros de la Iglesia de ahí, pero un discípulo llamado Bernabé lo acompaña para dar testimonio de que se ha convertido a la causa de los apóstoles.

Mientras tanto, Pedro resucita a una muerta.

¡Eso es todo por hoy, amiguitos! ¡Continuará!