PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 51: Es muy duro ser bebé (profeta)

Soy Pancho y leo la Biblia. ¡Albricias! Una semana más trayéndoles la salvación espiritual. En este capítulo leeremos el libro de Jeremías y hay de todo: Un bebé profeta, amistad interracial, y otras cosas igual de improbables. Promete ser un capítulo sumamente emocionante. ¡Leamos!

JEREMÍAS 1-35: Dios se le aparece a Jeremías cuando es un bebé y no sabe hablar aún, lo toca con sus poderes para que pueda ser su profeta:

Vino, pues, palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
Antes de que te formaras en el vientre te conocí, y antes que salieras de la matriz te aparté, te di por profeta a los gentiles.
Y yo dije: ¡Ah! ¡ah! ¡Señor DIOS! He aquí, no sé hablar, porque soy niño.

Después de esto, todo es virtualmente idéntico al libro de Isaías, profecías de muerte y perdición para los judíos por ser desobedientes. El rey Nabucodonosor de Babilonia (que según esto es un sirviente de Dios) va a invadir y conquistar Judá y todos sus países vecinos, y convertirá a sus habitantes, tanto judíos como gentiles, en esclavos. Si los gentiles no tienen pacto con Dios, ¿por qué los castiga a ellos también? Esto demuestra que a Dios no le interesa su mentado pacto con el pueblo de Israel, la desobediencia de los judíos es sólo una excusa para que Dios mate y torture gente por todos lados, por puro placer sádico. Dios castiga a quien le dicten sus caprichos caóticos, pero por lo menos los gentiles no tuvieron que ser sus esclavos y pudieron disfrutar un poco más de sus vidas.

Después de setenta años, Dios va a castigar y destruir a los Babilonios, por atreverse a ser controlados por Dios y esclavizar al pueblo de Israel. Entonces los judíos podrán regresar a su tierra.

Hay profetas falsos que contradicen los pronósticos de Jeremías, y Dios los mata por blasfemos.

JEREMÍAS 36: Jeremías le lee sus profecías al rey de Judá, Joacim, quien no quiere creerlas, y quema el libro en el que están escritas. Dios obviamente se enoja con él y lo condena a muerte.

JEREMÍAS 37-38: El ejército de Egipto sale a ayudar a Judá a defenderse del asedio de los babilonios, quienes se van de Judá para interceptar a los egipcios. Jeremías planea irse de Judá hacia la ciudad de Benjamín, pero un capitán del ejército sospecha de él y lo captura, acusándolo de ser un traidor, lo cual no es muy difícil de creer, digo, se la pasa diciéndole a la gente de Judá que se rinda y que no pelee. Lo lleva con el rey Sedequías (Joacim ya se murió por su atrevimiento), quien lo mete en un calabozo lleno de cieno. Jeremías se hunde en el cieno, pero un etíope llamado Ebed-melec lo rescata, jalándolo con una soga. ¡Ah! ¿verdad? A ver, ahora ponte de a decir cómo los gentiles son todos malvados y que merecen ser matados por Dios. 

JEREMÍAS 39: Los ejércitos de Babilonia finalmente entran a Judá y la destruyen. Capturan al rey Sedequías, le sacan los ojos y le cortan el cuello a todos sus hijos. Cosas que ya vimos en libros anteriores. Los Babilonios tratan bien a Jeremías y Ebed-melec, porque están protegidos por Dios.

JEREMÍAS 40-41: Nabucodonosor impone a Gedalías como el nuevo rey de Judá, pero inmediatamente es asesinado junto con todos sus sirvientes por un tal Ismael, que huye a Amón.

JEREMÍAS 42-44: Los príncipes que quedan de Judá le piden su consejo a Jeremías. Él les dice que se rindan ante los babilonios, vayan a donde ellos les manden y les sirvan. Si huyen de los Babilonios, serán castigados. Dicho y hecho, los príncipes deciden huir a Egipto, lo cual hace que Dios se enfurezca y le dicte su castigo a Jeremías, con gran elocuencia:

... He aquí que yo envío, y tomaré a Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y pondré su trono sobre estas piedras que escondí, y tenderá su dosel sobres ellas.
Y vendrá, y herirá la tierra de Egipto; los que a muerte, a muerte, y los que a cautiverio, a cautiverio, y los que a espada, a espada.

No pos sí.

JEREMÍAS 45-52: Capítulos mierda donde Dios describe cómo destruirá a una multitud de países que no tienen nada que ver con Israel ni Judá. A Palestina la va a destruir nomás porque sí. A Moab porque le parece molesto que sean tan pacíficos y prósperos. Pinches nerds.

Después de todo esto, llegará un día en el que otro pueblo llegue y destruya a los Babilonios, porque se atrevieron a esclavizar a los Judíos (por órdenes de Dios).

Reseña del libro de Jeremías: Muy similar al libro de Isaías, pero con un poco de más contenido, y sus predicciones son más específicas y precisas, por lo menos, aunque ya todas las sabíamos desde Reyes 2 o algo así. Me gustó la parte cuando Jeremías es un bebé que habla, y también cuando Ebed-melec lo rescata de hundirse en el lodo. Pero aparte de eso no es un libro demasiado fascinante.

CALIFICACIÓN: 1 de 8 tentáculos.