PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 36: Se te va a secar la mano

¡Por los cuernos de Moloc! Ha llegado otra emocionante edición del blog que está en las mentes y bocas de todo el mundo civilizado: PANCHO LEE LA BIBLIA. Enciende el fuego y sacrifícale una víctima al SEÑOR. Toca el shofar, unta los cebos y los aceites sagrados en tu cuerpo y baila desnudo bajo la luz de la luna, ¡es una ocasión para celebrar! ¿Qué sorpresas le esperan al rey Salomón? Leamos...

1 REYES 9: Dios se le vuelve a aparecer a Salomón en sus sueños, está muy contento con él y le dice lo de siempre, que mientras lo obedezcan en todo los va a tratar bien, pero si desobedecen les mandará plagas, muerte y sufrimiento ilimitados.

Salomón le regala veinte ciudades a Hiram como agradecimiento por ayudarle a construir el templo, pero a Hiram no le gustaron las ciudades. Esos son los problemas de los ricos.

Salomón conquista más tierras vecinas y los hace tributarios de Israel.

1 REYES 10: Una reina de un país llamado Sabá llega a visitar a Salomón. Queda maravillada con la inteligencia del rey, lo bendice y le regala una fortuna en oro, joyas y especias. El resto del capítulo describen lo exitoso y rico que es Salomón.

1 REYES 11: Pasan los años y Salomón se hace viejo. El rey Salomón tenía un talón de Aquiles: Le gustaban demasiado las mujeres extranjeras. No sólo se casó con la hija del Faraón, sino que era incapaz de resistirse a la sensualidad exótica de las mujeres de Moab, Amón, Idumea, Sidón, etc. Tanto así que tuvo como 1,000 concubinas. Así nomás, y eso que ya estaba viejito.

La multitud de mujeres de Salomón lo convencen de adorar a sus dioses, y Salomón les erige templos y monumentos a los dioses extranjeros. Es curioso cómo es tan fácil comenzar a adorar a otros dioses, a pesar de las amenazas directas de YHWH. Si Dios había dotado a Salomón con sabiduría tan grande, ¿por qué eligió desobedecerlo? Tal vez los dioses paganos no son tan malas opciones, entonces. Pero probablemente el mensaje de este capítulo es que las mujeres son malignas y no hay que escucharlas, considerando el libro en el que está escrito.

Está de más decir que Dios se enojó con Salomón. Se le aparece y le dice que castigará a todo Israel por su culpa. Dividirá a todo el reino y se lo entregará a uno de sus siervos, pero no hará esto mientras Salomón viva, sino que el castigo le caerá a su hijo, y él sólo se quedará con una de las doce tribus. Dios dice que esta misericordia que está teniendo con Salomón es por amor a su padre, David.

A ver, entonces Salomón es el que ofendió a Dios, pero Dios decide esperarse a que se muera Salomón, y LUEGO castigar a todo el mundo. Entonces está castigando a todos menos al que lo desobedeció y además, tiene el descaro de justificarse diciendo que lo está haciendo por amor a otro wey que también está muerto. En la entrega anterior de PLLB, caí en el engaño de creer que Dios posiblemente se había convertido en un ser más decente, pero en este punto es aparente que sólo era una inconsistencia en su maldad. 

Dios despierta viejas enemistades de David, para que vayan a destruir a Israel. De todos ellos, el importante parece ser Jeroboam, un siervo de Salomón, que en un viaje se encontró al profeta Ahías. El profeta agarra la capa de Jeroboam, y la rompe en doce pedazos, después le dice que de los doce pedazos tome diez, ya que Dios ha dicho que dividirá a todo Israel y a él le tocará reinar a diez de las tribus. Todo eso está muy bien, pero, ¿por qué tenía que arruinar la capa?

Salomón se entera de esto y trata de matar a Jeroboam, pero él logra escapar a Egipto hasta que se muere Salomón.

Salomón reinó Israel durante cuarenta años, su trono es heredado por su hijo, Roboam.

1 REYES 12: Todo Israel va a Siquem, a coronar oficialmente a Roboam. También va Jeroboam, quien junta a todo el pueblo de Israel para reclamarle al nuevo rey sobre el trabajo excesivo que les impuso Salomón para construir el templo. Como el templo ya está terminado, exigen que se les disminuya el trabajo. Roboam los escucha, y les dice que lo considerará, y les dirá su respuesta en tres días. 

Roboam consulta con los ancianos que aconsejaban a Salomón, y ellos le recomiendan que haga como ellos le piden, y se ganará su lealtad para siempre. A Roboam no le agrada esta respuesta, y como buen necio, va con sus amigos jóvenes a que le den una opinión mas parecida a la suya. Sus cuates le aconsejan que diga lo siguiente:

... Así les hablarás: El menor dedo de los míos es más grueso que los lomos de mi padre.
Ahora pues, mi padre os cargó de pesado yugo, mas yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo os heriré con escorpiones.

¡Buena idea! Roboam hace como le guían sus amigos. Esto enfurece a los israelitas, y nombran a Jeroboam como rey. Sólo la tribu de Judá sigue siendo fiel a Roboam. Entonces Roboam reina a la tribu de Judá desde Jerusalén y Jeroboam reina al resto de Israel desde Siquem.

Roboam junta un ejército de los hombres de Judá y Benjamín (no queda muy claro quién reina la tribu de Benjamín), pero Dios se les aparece y los espanta para que no peleen.

Jeroboam piensa que si los israelitas continúan con sus tradiciones de viajar a Jerusalén para hacerle sacrificios a Dios (porque ahí sigue el tabernáculo), el pueblo tarde o temprano regresará a seguir a los descendientes de David. Entonces tiene una idea: fabrica dos gigantescos becerros de oro, y los pone respectivamente en las ciudades de Dan y Bet-el, le anuncia a los israelitas que ya no tienen que viajar hasta Jerusalén, ahora le pueden hacer sacrificios a estos ídolos. Además de eso, comienza a nombrar a sus propios sacerdotes, que no vienen de la casa de Leví, sino de los estratos más bajos de la sociedad. Y de pilón, también instituye sus propias festividades.

1 REYES 13: Un sacerdote visita Bet-el, justo cuando Jeroboam está haciendo sacrificios sobre su altar profano. Al ver esto, el sacerdote se pone a profetizar: De la casa de David nacerá un varón llamado Josías, quien se encargará de matar a todos los sacerdotes falsos que ha nombrado Jeroboam, y los quemará sobre ese mismo altar. Además, el altar se romperá, y las cenizas se van a caer por todos lados, haciendo un mugrero muy difícil de barrer.

Al escuchar esto, Jeroboam señala al sacerdote y ordena que lo atrapen, pero en ese momento la mano con la que señala se le seca y pudre y tuerce, como un niño que le pega a su mamá. Además, se rompe el altar, y riega cenizas grasosas por todos lados. Jeroboam se arrepiente inmediatamente y le ruega al sacerdote que le rece a Dios para que le cure la mano. El sacerdote lo hace así, y se regenera la mano del rey. Agradecido, Jeroboam invita al sacerdote a su casa a cenar, pero él se niega, dice que Dios le prohibió comer o beber durante su viaje, arbitrariamente.

El sacerdote agarra otro camino de regreso a su casa, y ahí lo intercepta otro profeta más viejo, quien escuchó de su hazaña con el rey y lo invita a cenar a su casa. El sacerdote rechaza la invitación, citando las órdenes que le dijo Dios, mas el profeta viejo le miente, y dice que a él Dios le ordeno que lo alimentara. Así que el sacerdote joven le cree, y va con él a cenar.

Dios se enoja al ver que el sacerdote desobedeció sus órdenes, y lo castiga: su cuerpo no podrá ser sepultado junto con su familia. Además, envía a un león a que lo mate.

Cuando la gente se encuentra en el camino a un león junto al cadáver destruido del sacerdote, el viejo profeta se entera y siente un poco de remordimiento. Recoge el cuerpo y lo entierra. Le pide a su familia que cuando él muera, lo entierren con el sacerdote.  Una vez más Dios castiga al inocente cuyo único error fue creer en un profeta. Al mentiroso no le hace nada.

A pesar de las profecías, Jeroboam no rectifica su camino, sino que sigue haciéndole sacrificios a sus ídolos de oro y nombrando sacerdotes.

¡Oh no! ¿Ha caído el pueblo de Israel una vez más en las garras del paganismo? ¿Hay otro ciclo interminable de plagas, guerra y pestilencia en su futuro? ¡Descubrámoslo en el siguiente número de PANCHO LEE LA BIBLIA! Bai.