PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 35: La Sabiduría de Salomón

Saludos, amables lectores. He aquí una edición más de su blog favorito, PANCHO LEE LA BIBLIA. Nos zambullimos capítulo por capítulo en las profundidades de este misterioso libro, para rescatar las joyas de sabiduría que encontramos escondidas en él. Todos sabemos que el conocimiento es poder, y por lo tanto el trabajo que hago en este blog es muy importante, y es todo un éxito, definitivamente no es una pérdida de tiempo, no señor. En fin, en este capítulo estrenaremos un nuevo libro de la Biblia, ¡el primer libro de los reyes! Exploremos sus adentros:

1 REYES 1: El rey David ya es viejo y está enfermo de fiebre, por más que lo cubren con ropa no deja de tener frío. Entonces le consiguen una mujer virgen para que lo caliente (una solución extremadamente conveniente), esta se llama Abisag y sí sirvió su propósito de calentar al rey, aunque dice en el libro que nunca la conoció.

Al ver el estado precario de David, uno de sus hijos, Adonías, junta un ejército y se proclama como el próximo rey. A su causa se unen Joab y Abiatar el sacerdote. En el lado de David, siguen siendo fieles Sadoc el sacerdote, Benaía, y el profeta Natán.

Natán y Betsabé van con David a informarle de lo que ha sucedido, ya que se supone que el heredero del trono será Salomón. Entonces David manda a Sadoc y a Natán a que tomen los cuernos de aceite del tabernáculo y unjan inmediatamente a Salomón como rey. 

Así lo hacen, y todo el pueblo de Israel festeja el nombramiento del nuevo rey. Cuando se enteraron de esto en el ejército de Adonías, todos se espantaron y se regresaron a sus casas. Adonías también se arrepiente y va al trono de Salomón a inclinarse ante él, quien lo perdona y lo manda para su casa.

1 REYES 2: David se prepara para morir. Le deja unas últimas instrucciones a Salomón:

  1. Matar a Joab, por los asesinatos de Abner y Amasa. ¿Por qué no lo hizo David mismo mientras él era rey? Probablemente porque le convenía tener a alguien como Joab para que hiciera los trabajos sucios y se deshiciera de la gente incómoda.
  2. Matar a Simei, el que insultó y lanzó piedras contra David cando estaba huyendo de Absalón. David le había prometido que le perdonaría la vida, pero Salomón no tiene que apegarse a las promesas de su padre.

Una vez que dictó sus últimas órdenes, se muere.

Adonías va con Betsabé y le pide que interceda por él frente a Salomón, porque quiere casarse con Abisag, la virgen que confortaba a David en su enfermedad. Betsabé va con Salomón a pedirle esto, pero él lo ve como un atrevimiento más de parte de Adonías, que muestra su ambición para quitarle el trono. Por lo tanto, lo asesina por medio de su sirviente, Benaía.

El rey Salomón también va con Abiatar, el sacerdote que se había unido a la causa de Adonías, pero le perdona la vida por haber sido encargado del arca, en vez, lo expulsa del sacerdocio.

Joab se entera de lo que está pasando y decide refugiarse en el templo del tabernáculo, y se rehúsa a salir de ahí. Salomón envía una vez más a Benaía a que lo asesine ahí mismo. Después de esto, lo nombra general de sus ejércitos por ser tan eficiente y cumplido.

¿Quién falta? Ah sí, Simei. Salomón lo manda a traer y le prohíbe salir de Jerusalén, si se atreviera a salir de la ciudad, lo va a matar. Simei obedece, sin embargo, después de tres años se le escapan dos esclavos de su casa, y él sale a buscarlos a la ciudad de Gat. Cuando Salomón se entera de esto, envía al confiable Benaía a matarlo.

1 REYES 3: Salomón se casa con la hija del Faraón. Un gran paso para la diplomacia, considerando lo que ha pasado antes entre Israel y Egipto. 

Una noche, Dios se le aparece a Salomón en sus sueños y le dice: "Pide lo que quisieres que yo te dé". Salomón le pide que le dé sabiduría, para poder gobernar a su pueblo. ¡Admirable! A Dios le agrada que Salomón le pidió esto en vez de riquezas, larga vida, o que matara a sus enemigos (no era necesario, ya mató a todos sus enemigos él solito), y no sólo le concede la sabiduría, sino que le promete esas otras cosas que no pidió. Debo de confesar que Dios me sorprendió en esta parte. Anteriormente, ha estado en contra de que los humanos obtengan sabiduría o conocimiento. ¿Es posible que Dios haya madurado y se haya convertido en una mejor persona?

Al día siguiente, llegan dos prostitutas con Salomón, para que él sea el juez en una disputa que tienen: Resulta que las dos vivían en la misma casa, y tenían bebés recién nacidos, pero una de ellas giró mientras dormía y aplastó a su hijo accidentalmente ¡Ups! A media noche se levantó y se dio cuenta de lo que había hecho, entonces intercambió a su bebé muerto por el bebé vivo de la otra mujer mientras ella dormía. Cuando esta otra mujer se despierta, se da cuenta de lo que ha pasado, acusa a la otra de robarle a su bebé.

En resumen, hay un bebé, y dos mujeres que dicen ser la madre. Ante este dilema, el rey Salomón ordena que le traigan una espada. Ha decidido que cortará al bebé en dos, y cada mujer puede quedarse con una mitad. Una solución elegante. Cuando se prepara para desenvainar su espada, una de las mujeres le ruega a Salomón que se detenga, que le dé el niño a la otra mujer, mas no lo mate. La otra mujer, en cambio, apoya la noción de Salomón de cortar al bebé a la mitad. Entonces Salomón descubre que la primera es la verdadera madre, y le da a ella el niño.

Al escuchar de este juicio, todo el pueblo de Israel se maravilló ante la sabiduría de Salomón.

Sinceramente, este capítulo me gustó bastante. El mensaje es que en vez de desear éxito, riqueza, o fama, nuestra prioridad debería ser mejorarnos y hacernos más inteligentes. Si obtenemos conocimiento, las demás metas son posibles. ¿Ya ven? Les dije que este blog no era una pérdida de tiempo. Qué enseñanza tan profunda, he sido muy duro con la Biblia hasta ahora, pero tal vez ya se está convirtiendo en un Buen Libro.

1 REYES 4: Nombran a los príncipes y jefes de las tribus de Israel. Salomón, aparte de ser un líder brillante, también es un científico y poeta, identifica todas las especies diferentes de árboles y animales que hay en el territorio (creo que es la primera persona en toda la Biblia en interesarse en estas cosas), y compone miles de canciones. Todo un hombre renacentista. La fama de su sapiencia se esparce por toda la tierra.

1 REYES 5-6-7: Salomón decide que le construirá un templo a Dios, para que ahí pueda residir el tabernáculo. Hiram, el rey de una tierra llamada Tiro (¿Qué es Tiro? Jaja), hace pacto con Salomón: Él le proveerá de madera para su magno proyecto, y Salomón le dará comida a cambio. Salomón recluta hombres de todo Israel y los pone a trabajar en la construcción. 

Al final de siete años termina la construcción, es un templo enorme, con todo hecho de oro, describen lo bonito que está a través de 3 capítulos muy emocionantes que hicieron que me dieran ganas de amarrarme una roca a los pies y echarme a un lago. Salomón también construye un palacio muy fabuloso para él y otro para su esposa.

1 REYES 8: Mueven el arca dentro del templo. Una vez que la instalan, una nube opaca llena el templo. Dice Salomón que es porque a Dios le gusta residir en lugares oscuros (¿igual que los demonios?).

Salomón le hace una oración larguísima a Dios y le sacrifica cientos de miles de animales. Luego cuando les falte comida van a andar quejándose y preguntándose por qué.

Eso es todo por hoy amiguitos, me esta cayendo bien el rey Salomón. Acompáñenme la siguiente semana para leer más de sus aventuras. Adios.