PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 29: Tom y Jerry de la edad de bronce.

En el capítulo de hoy de PANCHO LEE LA BIBLIA: ¡Intriga y traición! Continúa la enemistad entre David y Saúl. ¿Cuándo irá a parar tanta insensatez? ¿Por qué no podemos ser amigos? Veamos qué pasa con este par. 

1 SAMUEL 21: David sigue huyendo de Saúl. Llega a una ciudad llamada Nob, con un sacerdote llamado Ahimelec. David le miente a Ahimelec y le dice que viene de parte del rey, le quita sus panes sagrados. También le pide que le regale un arma, porque va desprotegido, y resulta que Ahimelec tiene en su templo la lanza de Goliat, y como David es quien lo mató se le hizo apropiado darle la lanza.

Casualmente ahí también está un sirviente de Saúl, llamado Doeg, y ve lo que está sucediendo.

David continúa huyendo y llega a otra ciudad llamada Gat. La gente de ahí empieza a reconocerlo, y David teme que lo vayan a delatar con Saúl, así que se finge demencia, literalmente, deja de hablar y babea sobre su barba.

1 SAMUEL 22: David se esconde en una cueva, y ahí va reuniendo a un ejército de marginados e inadaptados sociales.

Saúl se pone paranóico y acusa a todos sus soldados de conspirar contra él y ayudar a David, porque nadie le ha revelado dónde se esconde. Entonces sale Doeg, quien había visto el trato de Ahimelec y David, y le cuenta esto al rey. Saúl manda a traer a Ahimelec y a todos los sacerdotes de Nob para interrogarlos. Ahimelec se defiende como puede, pero Saúl está empeñado en que han conspirado contra él, entonces lo condena a muerte. 

Saúl le ordena a sus guardias que maten a todos los sacerdotes, los guardias prudentemente se rehusan a obedecer, han visto que Dios hace genocidios por ofensas mucho menores. Mas Doeg sí está dispuesto a obedecer. Mata a todos los 85 sacerdotes que se encuentran ahí, y luego asedia la ciudad de Nob, matando a todos los hombres, mujeres, niños y animales. Sólo se escapa con vida Abiatar, el hijo de Ahimelec, y se va a refugiar con David.

1 SAMUEL 23: Los filisteos atacan la ciudad de Keila. Después de consultar a Dios, David va a defenderla y como es costumbre, mata a muchos filisteos. 

Saúl se entera que David está metido en una ciudad rodeada por muros, y aprovecha la oportunidad para ir a matarlo. Sin embargo, Dios le chismea a David lo que planea Saúl, y sale de la ciudad antes de que llegue.

Así siguen por un buen rato, Saúl persiguiendo a David a través de bosques, desiertos y montañas, y éste siempre un paso más adelante. En una de esas, Saúl logra acorralar a David, pero justo entonces le llega un mensaje de que los filisteos están invadiendo otra ciudad, y Saúl se ve obligado a retroceder para ir a repelerlos. David se salva una vez más.

1 SAMUEL 24: Saúl termina de matar a los filisteos que invadían, y continúa con su persecución de David. En el proceso de su búsqueda, el llamado de la naturaleza llega a Saúl, y se mete en una cueva a vaciar sus intestinos. Pero lo que no sabe es que en esa cueva lo esperan David y sus hombres, listos para emboscarlo. ¡Ahora sí lo van a agarrar con los calzones abajo! David se prepara para darle una desconocida letal, pero al último momento se arrepiente, no quiere pecar contra Dios al atacar a uno de sus elegidos, y corta solamente la orilla de la ropa de Saúl.

Saúl termina su negocio y sale de la cueva como si nada, ni siquiera se dió cuenta que estuvo a punto de morir igual que el santo. David le grita desde la cueva, le muestra la tira de ropa que le cortó, y le cuenta cómo le perdonó la vida, a pesar de que Saúl esta obsesionado con matarlo. Saúl se da cuenta de su iniquidad, y se pone a llorar, arrepentido. Finalmente los dos hacen la paz. 

1 SAMUEL 25: Se muere Samuel, le ponen bastante poca atención considerando que este libro y el que sigue tienen su nombre. 

David y sus seiscientos hombres van por el desierto de Parán, y se topan con la hacienda de un hombre llamado Nabal, y su esposa Abigail. Nabal era un hombre avaro, malvado y borracho, Abigail es una mujer prudente y hermosa. David manda a algunos de sus criados a que saluden a Nabal, y le pidan provisiones. Nabal se niega, dice desconocer a David. Los criados regresan y le comunican esto a David, quien se enfurece y les ordena a sus hombre que se armen, para tomar por la fuerza lo que necesitan.

Mientras tanto, los criados de la hacienda le avisan a Abigail lo que pasó, y le advierten que David y sus hombres los han protegido de los filisteos, y no es buena idea insultarlos. Abigail toma pan, vino, agua y otros víveres, se sube a un burro y va hacia David. Lo intercepta cuando está caminando con su ejército para destruir la hacienda, le pide disculpas por el comportamiento de Nabal y le da las provisiones. David calma su ira al recibir los regalos, y perdona a Nabal.

Al día siguiente, Nabal se está curando de una cruda después de un banquete y borrachera que celebró la noche anterior, cuando Abigail le informa lo que sucedió. Nabal se queda paralizado por la angustia, y Dios lo mata 10 días después. Cuando David se entera de esto, se alegra de la desgracia y muerte de Nabal, y se casa con Abigail. También se casa con otra mujer desconocida hasta ahora, llamada Ahinoam. ¿Qué no ya estaba casado David con Mical, la hija de Saúl? Sí, pero resulta que Saúl la volvió a casar con uno de sus amigos después de que se hicieron enemiguis.

1 SAMUEL 26: Saúl vuelve a juntar un ejército para ir a atacar a David, pero él se entera gracias a espías. David elige a uno de sus amigos y ambos van a infiltrarse al campamento de Saúl. Se escabullen hasta la trinchera donde Saúl está dormido, con su lanza no-tan-confiable a su lado. Abisai se prepara para empalar a Saúl como un cabrito, pero David lo detiene una vez más. En vez se roban la lanza de Saúl y su cantimplora, y escapan del campamento sin que nadie los detecte.

Una vez afuera, David se sube a un monte y les grita a los del campamento, presumiéndoles que una vez más tuvo la oportunidad de matar a Saúl, sin embargo le perdonó la vida y como prueba tiene su lanza. Al escuchar esto, Saúl hace otra vez el teatro de arrepentirse y jura dejan en paz a David. ¡Yo ya no le creo nada!

1 SAMUEL 27: David tampoco le cree a Saúl, y decide irse de Gat, donde ya había estado cuando pretendió ser un demente. Lo que no habían mencionado es que Gat es tierra de los filisteos. Le pide al rey de ahí, Aquis, que le de un pedazo de tierra para que ahí habite David con sus 600 hombres y sus familias. A Aquis le conviene que David se haga enemigo de los israelitas, entonces le concede el territorio, a cambio de que ahuyente a quienes lo ocupan ahora y lo defienda de quienes quieran entrar ahí. David cumple muy bien con su parte del acuerdo y mata a todo hombre y mujer que se acerque ahí.

¿David peleando del lado de los filisteos? ¡Ni en esta época se ha visto semejante caos político! ¿Qué pasará con Israel ahora que los ha abandonado su campeón? ¿Qué pasará con Jonatán? Reunámonos aquí la siguiente semana para enterarnos. Hasta luego.