PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 28: Amor prohibido

Hoy en PANCHO LEE LA BIBLIA: Continúa la historia de Saúl y David. Hay acción, violencia, intriga, drama, y una historia de amor como nunca hemos visto en este libro. ¡Acompáñenme en este capítulo que contiene una cornucopia caleidoscópica de conmoción!

1 SAMUEL 17: Los Filisteos se juntan una vez más para pelearse contra Israel. Los dos ejércitos se establecen cada unos sobre un monte, dejando un valle entre ellos. Un hombre filisteo llamado Goliat se para en el valle entre los dos ejércitos. Goliat es un gigante de como tres metros de alto, trae una armadura pesada, una lanza enorme y un escudo de acero. Reta a los israelitas a que elijan a un campeón entre ellos, y que pelee contra él. El resultado de la pelea decidirá lo que pasará con las naciones: Si Goliat gana, los israelitas serán esclavos de los filisteos, y vice-versa. Nadie se atreve a pelear contra él.

Mientras tanto, David está en la casa de su padre, de vacaciones de ser el sirviente preferido de Saúl. Su padre le da panes, quesos y cebada tostada, y lo manda al campamento donde se está llevando a cabo la batalla contra los filisteos, donde se encuentran Saúl y los tres hermanos mayores de David, para que les dé esos alimentos.

David llega al campamento, va con sus hermanos, y ahí ve a Goliat, parado en medio del valle a retar a los israelitas. Todos los hebreos se ponen a hablar de cómo Saúl llenará de riquezas y honores a quien logre vencer al gigante. David se anima a pelear contra Goliat, y le anuncia esto a Saúl, quien le prohibe ir a pelear, porque David es demasiado joven y Goliat tiene más experiencia para el combate que él. David trata de convencer a Saúl, diciéndole que ha matado leones y osos en el campo para proteger a sus ovejas. Saúl cede ante la insistencia de David y lo deja ir a pelear. 

Saúl le presta a David su armadura, su casco y su espada, pero éstas son muy pesadas para él, y las desecha. Toma sólo su bastón de pastor, su honda y cinco piedras, y va hacia el filisteo colosal.

Goliat ve que David se acerca a pelear contra él, y lo subestima por ser un bro bronceado y hermoso. Lo insulta, lo maldice, y promete darle su carne muerta de alimentos a las aves y bestias del campo. David no se intimida y le contesta algo similar.

SmartBro  crédito: mmajunkie.com

SmartBro

crédito: mmajunkie.com

Goliat corre hacia David para atravesarlo con su lanza, y David se apresura para tirar una piedra con su honda, y atina justo en la frente de Goliat, incrustando la piedra en su craneo. Goliat cae con un estruendo tremendo. David corre junto a él, le quita su espada y le corta la cabeza. El resto de los filisteos ven que esto sucede y huyen despavoridos. Los hebreos los siguen y los matan a discreción. Me sorprende que sigan habiendo filisteos para matar, a este paso ya se los deberían haber acabado.

David regresa al campamento con la cabeza de Goliat. Saúl le pregunta a David de quién es hijo, y le contesta que es hijo de Jessé.

1 SAMUEL 18: Jonatán se enamora de David. David al parecer tiene un magnetismo descomunal, porque todos se enamoran de él, pero realmente hacen hincapié en el amor desmedido que le tiene Jonatán.

Y así que él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonatán fue ligada con la de David, y lo amó Jonatán como a su propia alma.
Y Saúl le tomó aquel día, y no le dejó volver a casa de su padre.
E hicieron pacto Jonatán y David, porque él le amaba como a su propia alma.

Regresan todos del campamento, y las mujeres les hacen muchas fiestas por ganar la batalla, pero le ponen más atención a David que a Saúl. A Saúl le da envidia y temor de que David se va a apoderar de su reino. Entonces el espíritu malo que Dios le mandó se apodera de él, toma su lanza y la arroja hacia David, pero éste logra esquivarla.

Saúl decide que no es buena idea matar a David con su propia mano, entonces lo hace capitán del ejército, pensando que eventualmente lo filisteos lo matarían. Para comprometerlo más, le da a su hija, Mical, para que se case con ella, con la condición de que le traiga cien prepucios de filisteos (sigue la obsesión con los prepucios). David acepta las condiciones y se casa con Mical, va a matar filisteos y le trae doscientos prepucios a Saúl. ¡Qué muchachito tan proactivo! Me pregunto: Una vez que David le entrega todos esos prepucios a Saúl, ¿para qué los usa? ¿Se hace un cinturón, unas sandalias, o una messenger bag? Misteriosamente, mis dudas no son aclaradas en este capítulo.

Saúl le teme cada vez más a David al ver que cada vez es más fuerte y más famoso.

1 SAMUEL 19: Saúl ordena a Jonatán y a todos sus criados que maten a David. Jonatán obviamente no hace caso, y aboga por David frente a su padre. Saúl se arrepiente y jura que no le hará daño a David.

Sin embargo, el espíritu maligno de Dios vuelve a apoderarse de Saúl mientras David le toca el harpa. Saúl toma su lanza y la arroja una vez más a David, quien la esquiva y la deja clavada en la pared detrás de él. David huye y se esconde. Notemos que Saúl sólo ataca a David cuando es controlado por Dios mismo, quien no se cansa de instigar drama y violencia entre sus sirvientes.

Mical, la esposa de David, le ayuda a escapar de la ciudad, y deja una estatua acostada en su cama y tapada con cobijas, para que sirva de señuelo. Cuando llegan unos guardias de Saúl a llevarse a David, Mical les muestra el bulto que está sobre la cama y les dice que David está enfermo. Esto funciona por un rato pero eventualmente descubren su engaño. Cuando Saúl interroga a Mical, ella se excusa diciendo que David la amenazó con matarla si no lo ayudaba.

David huye y se va con Samuel, en la ciudad de Naiot. Saúl envía soldados a que capturen a David, pero cuando lo encuentran, son poseídos por un espíritu y comienzan a profetizar. Esto se repite un par de veces, hasta que Saúl se harta y va él mismo a buscar y matar a David. Pero cuando llega a Naiot y encuentra a David y Samuel, Saúl también es poseído por el espíritu, se desnuda y se pone a profetizar.

1 SAMUEL 20: David se queja con Jonatán que su papá lo quiere matar. Jonatán le dice que se esconda en el bosque mientras él descubre cuales son las intenciones de Saúl. Cuando es hora de cenar, Saúl pregunta dónde está David, pues su lugar está vacío. Jonatán le dice que David se tuvo que ir con su familia a una ceremonia religiosa.

Saúl se enfurece y le ordena a Jonatán que vaya por David, para que lo mate. Jonatán se niega y le pregunta a Saúl cuál ha sido el crimen de David. Saúl responde su pregunta arrojándole su lanza, pero como es costumbre, no atina. Este gesto hizo entender a Jonatán que su padre realmente está obstinador con matar a David, no era broma.

Jonatán le comunica esto a David por medio de un código innecesariamente complicado que implica tirar flechas y mandar a un sirviente a que las recoja. David recibe el mensaje, y como quiera sale de su escondite, va con Jonatán, se besan y lloran:

...y besándose el uno al otro, lloraron el uno con el otro, aunque David lloró más. 
Y Jonatán dijo a David: Vete en paz, que ambos hemos jurado por el nombre del SEÑOR, diciendo: El SEÑOR sea entre mí y ti, entre tu simiente y la mía, para siempre. Y él se levantó y se fue; y Jonatán entró en la ciudad.

¡Qué tragedia! ¿Podrán reunirse algún día Jonatán y David? ¿Desistirá Saúl en su persecución implacable? Todo esto y más, en el siguiente número de PANCHO LEE LA BIBLIA.