PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 27: Hombres hermosos

Hola, respetable y poderoso lector, ha llegado la hora de continuar nuestros estudios bíblicos y llenar nuestros cerebros de sabiduría celestial. Hoy continúan las aventuras del rey Saúl y el profeta Samuel. ¿Qué sorpresas nos esperan? ¡Descubrámoslo de inmediato!

1 SAMUEL 11: Los amonitas amenazan con atacar Galaad. Los de Galaad negocian su rendición, para hacer tiempo mientras le piden ayuda a Saúl. Saúl recibe las noticias y se enfurece, agarra dos bueyes, los corta en pedazos, y los esparce por todo Israel, con el mensaje de que quien no salga a pelear, tendrá el mismo final que esos bueyes. Saúl tiene un don para la comunicación.

Se junta un gran ejército que ataca a los amonitas y los matan abundantemente hasta que se dispersan.

Algunas personas se quejan con Samuel, sobre la manera tan peculiar que tiene Saúl de pedir ayuda. Piden que les traigan a los hombres que eligieron a Saúl, para matarlos. Pero ni modo, Dios eligió a Saúl, así que se joden.

1 SAMUEL 12: Samuel sigue ardido porque ahora Saúl es quien tiene toda la atención. Hace que llueva y truene, como berrinche, para que se asusten los hebreos.

1 SAMUEL 13: El hijo de Saúl, Jonatán, ataca un campamento de los filisteos exitosamente. Esto causa que los filisteos se junten para contraatacar a Israel, su ejército es demasiado numeroso y los israelitas comienzan a huir y esconderse en cuevas.

Mientras tanto, Saúl está esperando a Samuel para atacar a los filisteos, pero Samuel no llega. Después de siete días de esperar, Saúl se desespera y le ofrece un sacrificio a Dios. Justo entonces llega Samuel, y se pone a hacer drama porque Saúl hizo un sacrificio sin él. Samuel dice que Saúl ha pecado contra Dios de alguna manera inexplicable. Si Saúl es un profeta elegido por Dios, ¿qué tiene que haga sacrificios? Sobre todo si están a punto de ser invadidos por legiones innumerables de enemigos y Samuel se está tomando todo el tiempo del mundo para llegar. No obstante, Samuel maldice a Saúl y le dice que su reino no durará.

Como dato adicional, nos informan que en ese entonces en Israel no habían herreros, porque durante la ocupación de los filisteos estaban prohibidos, y en todo el tiempo que estuvieron liberados a nadie se le ocurrió tomar esa profesión de nuevo. ¡Buena idea! Por lo tanto, los hebreos pelean con armas rudimentarias como hachas, palos, y trinches; mientras que los filisteos tienen espadas y lanzas.

1 SAMUEL 14: Jonatán ataca por su cuenta otra base de los filisteos, sólo él y su criado. Entre los dos matan a veinte personas y siembran el pánico entre las filas de los filisteos, que se empiezan a pelear y matar entre ellos. Saúl aprovecha el caos para atacar, y hacen retroceder a los filisteos.

Saúl planea perseguir a los filisteos hasta matarlos a todos, y le ordena a su pueblo que se abstengan de comer hasta que haya terminado su venganza. Llegan a un bosque donde hay mucha miel, y por más que se les antoja, nadie del ejército la prueba. Pero Jonatán no había escuchado la orden de su padre, y comió la miel de un panal. Alguien del ejército ve a Jonatán, y le advierte que Saúl les había prohibido probar alimentos. Jonatán dice que esa órden es estúpida, y que el ejército podría obtener mejores resultado si comen, lo cual me parece bastante sensato.

Siguen atacando a los filisteos, y destruyen varias de sus ciudades. El pueblo de Israel ya estaba muy hambriento y cansado, así que agarran las ovejas, cabras y vacas que les quitaron a sus enemigos, y se las comen con todo y sangre (pecado). Algún chismoso va y le cuenta a Saúl lo que está pasando, pero él no reacciona con furia, sino que se pone a supervisar la matanza de los animales y se asegura que todos estén comiendo bien. ¡Increíble! Hasta ahora nadie ha exagerado ni castigado de manera desmedida.

Saúl consulta con Dios y le pregunta si es buena idea seguir atacando a los filsiteos, mas Dios no le contesta. Esto hace que enfurezca Saúl, y exige que salga la persona que ha pecado contra Dios, para matarla. Jura que aunque sea su hijo Jonatán, morirá si es culpable. Saúl le pide a Dios que señale quién es el que pecó, y en efecto Dios señala a Jonatán, quien confieza que comió tantita miel en el bosque.

Saúl dice: "Ni modo, mijo, ya valiste madre". Estoy parafraseando. Pero el pueblo defiende a Jonatán, y le imploran a Saúl que no lo mate. Saúl reconsidera, perdona a Jonatán y deja de seguir a los filisteos. 

1 SAMUEL 15: Samuel le comunica a Saúl lo que le ordenó Dios: Que vayan a Amalec a cobrar venganza por lo que les hicieron hace mucho tiempo durante el Éxodo (no los dejaron entrar a su ciudad o algo así). Deben de erradicar completamente a toda la gente de ahí, todos los hombres, mujeres, bebés y animales sin excepción alguna.

Va Saúl con su ejército y así lo hace, destruye completamente la ciudad y mata a todos. Pero perdona a un par de personas y captura vivo al rey. También capturan vivos a los mejores animales, para sacrificarlos después a Dios. Ya sabemos que Dios es muy delicado cuando no lo siguen al pie de la letra, entonces se enoja con Saúl. Manda a Samuel a que lo despida del puesto. Samuel le comunica que Dios se ha arrepentido de elegirlo como rey, y que va a elegir uno nuevo para reemplazarlo.

Luego Samuel agarra una espada y corta en muchos pedazos al rey de Amalec.

1 SAMUEL 16: Dios manda a Samuel a Belén, con un wey que se llama Jessé, uno de sus hijos será el nuevo rey. Jessé le presenta sus hijos a Samuel, y él va descartándolos uno por uno, porque Dios le dijo que no los elija por su apariencia. Según esto Dios puede ver el corazón de la gente, y basado en esto elige a los reyes, aunque a Saúl lo eligió sólo porque era guapo y alto, y luego se arrepintió, entonces su visión de auras no es tan infalible como él dice.

Al último llega David, el hijo menor, y lo describen de la siguiente manera:

Envió, pues, por él, y lo hizo entrar; el cual era rojo (de buen color), de hermoso parecer y de bello aspecto. Entonces el SEÑOR dijo: Levántate y úngelo, que éste es.

Al final, como quiera eligió al hijo más guapo, con un bronceado formidable..

Samuél embarra con aceites sagrados a David, y éste es iluminado por el espíritu de Dios. Al mismo tiempo, ese espíritu de Dios abandona a Saúl, y en vez lo atormenta un espíritu malo (también de Dios).

Saúl no puede soportar este espíritu maligno, y envía a sus sirvientes a que le busquen a alguien que sepa tocar el arpa, para que con sus dulces notas pueda aliviar su dolor. Curiosamente, David también es muy talentoso para tocar el arpa, entonces los sirvientes lo llevan con Saúl. David toca su arpa cada vez que Saúl es atacado por el espíritu maligno, y remedia su malestar. Saúl se enamora de David y lo hace su paje de armas.

¡Intrigante! Me pregunto si David compondrá "Las Mañanitas" para Saúl en los siguientes capítulos. Pero tendremos que esperar para descubrirlo. Hasta la siguiente semana, hermoso lector. ¡Nos vemos!