PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 19: Prevaricación en el anatema.

Los saludo una vez más en este buen blog, que mucha gente lee. Es TOTAL, y a todo mundo gusta. Es exitoso y admirable. Es bonito y tiene partes buenas. Me gusta su estilo. Es único y original, aclamado por el público y por la crítica. Es maravilloso y fantástico, y además, es a toda madre. Nunca es presumido, es un buen amigo, y lleva a los bailes botellas de vino.

JOSUÉ 1: Josué hereda el puesto de Moisés como el líder de Israel. Dios le ordena que por fin cruce el Río Jordán y conquiste todas las tierras que están del otro lado.

JOSUÉ 2: Josué envía a dos espías a Jericó. Ellos se infiltran ahí y una prostituta llamada Rahab les da refugio. El rey de Jericó se da cuenta de que han entrado dos espías, y le dice a Rahab que los corra de su casa, pero Rahab dice que cuando ellos llegaron ella  no sabía que eran espías, y que ahora ya se fueron. El rey le cree, y cuando se va, Rahab le dice a los espías que a cambio del paro que les hizo, no la maten a ella ni a su familia cuando invadan con todo el ejército. Los espías le prometen que así será, sólo necesita atar un cordón rojo en su ventana, y todos los que estén dentro de su casa estarán protegidos. 

Los espías se escapan de la ciudad y le informan a Josué que la gente de Jericó está temerosa de Israel.

JOSUÉ 3-4: Por fin se alistan para cruzar el Jordán. ¡Pensé que nunca lo iban a hacer! Cuando los sacerdotes que cargan el arca del pacto mojan sus pies en el río, el agua se divide y todo el pueblo pasa por la tierra seca. Dios les ordena a cada tribu que un representante agarre una piedra del fondo del río para que recuerden el milagro que hizo.

JOSUÉ 5: Después de que cruzan el río, Dios le ordena a Josué que agarre cuchillos afilados y circuncide a todos los hombres de Israel. Todos los hombres que salieron originalmente de Egipto ya murieron, y esta nueva generación no está circuncidada, esto es, simplemente inaceptable y debe ser remediado de inmediato.

Y Josué se hizo cuchillos afilados, y circuncidó a los hijos de Israel en el monte Aralot (monte de los prepucios).

Se aparece un ángel frente a Josué, y le ordena que se quite los zapatos.

JOSUÉ 6: Llegan a la ciudad de Jericó, que tenía sus puertas cerradas a causa de la invasión de Israel. Dios les dice que le den vueltas a la ciudad por siete días, al séptimo día los sacerdotes tocarán sus trompetas y todo el pueblo gritará fuertemente, y esto causará que se derrumben los muros.

Así sucede, las ululaciones horribles hacen que se derriben los muros de Jericó. Destruyen la ciudad, saquean todos los objetos valiosos y matan a toda la gente de ahí, excepto a Rahab y su familia, como habían prometido. Qué curioso que son bien anti-putas hasta que una les salva la vida. La fama terrible de Josué se esparce por toda la tierra.

JOSUÉ 7: Las ruinas de Jericó se supone que son anatema, eso significa que nadie puede tocar nada de ahí, porque está maldito por los sucios y perversos pecados de los gentiles. Pues, adivinen qué, un tal Acán agarra algo del anatema. ¿Pueden creerlo? Tal prevaricación no puede ser tolerada.

Al mismo tiempo, Josué se prepara para invadir una ciudad llamada Hai. Manda espías a que reconozcan la tierra, y cuando ellos regresan, le dicen que no es necesario mandar muchos soldados, porque está habitada por poca gente. Lo que no sabían era que Dios les tenía otra cosa planeada, debido a la prevaricación (la palabra del día) de Acán. La gente de Hai mató a gran parte de las tropas de Israel, y los hicieron huir, hundiendo sus espadas en sus espaldas. Resulta que sin la ayuda de Dios, los Israelitas son cobardes y malos para pelear.

Josué se avergüenza del pobre desempeño de su ejército, y hace un berrinche:

Entonces Josué rompió sus vestidos, y se postró en tierra sobre su rostro delante del arca del SEÑOR hasta la tarde, él y los ancianos de Israel; echando polvo sobre sus cabezas.

Dios le explica que los está castigando porque alguien tomó algo del anatema, y no cambiará la situación hasta que esto sea resuelto. En seguida Josué va con Acán y lo hace confesar su pecado. Todo el pueblo agarra a Acán, su familia y sus bueyes; los apedrean y después los queman. Dios se contenta.

JOSUÉ 8: Dios les dice que vuelvan a atacar Hai, porque ya se contentó con ellos y ahora sí los ayudará a ganar. Hasta les dice una estrategia para lograr la victoria: Marchan a las puertas de Hai para que salgan sus ejércitos, y huyen igual que la primera vez. Una vez que las tropas de Hai se alejan, un segundo batallón de Israel se mete a la ciudad y le prende fuego. El ejército de Hai es atrapado en medio de la emboscada y lo exterminan. También matan a toda la gente de la ciudad, y al rey lo cuelgan de un madero. En total matan a doce mil personas. Destruyen completamente la ciudad, pero esta vez Dios sí les da permiso de robar todo lo que quieran. Todo el pueblo de Israel está muy contento y se reúnen a hacer una misa y recordar a Moisés.

Hasta ahí llegan nuestros estudios por hoy. ¡Qué buen blog! ¡Me felicito! Les prometo que seguiré haciendo un excelente trabajo la próxima semana en PANCHO LEE LA BIBLIA.