PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 18: Deuteronomio parsimonio

¡Hola, distinguida y sofisticada audiencia! Soy yo, Pancho, su intrépido guía a través de nuestra aventura bíblica. Hoy terminamos un libro más, el Deuteronomio. Lo calificaré bajo la luz de mi refinado criterio, y mi juicio será Rápido y Furioso 5in control.

DEUTERONOMIO 22-27: Dios sigue dictando reglas, algunas de las que destacan:

  • Las mujeres no deben vestirse como hombres, ni los hombres como mujeres.
  • Está prohibido arar el campo con un buey y con un asno al mismo tiempo. Cometer tal barbaridad destruiría por completo el balance de nutrientes de la tierra, y subiría su PH a 16.
  • Asimismo, está prohibido vestirse con diferentes tipos de tela al mismo tiempo. Sólo un degenerado haría una salvajada de ese calibre.
  • Es pecado ponerle demasiados flecos a la ropa.
  • Los adúlteros y los fornicadores deben ser apedreados. Pero esto ya lo sabíamos.
  • No les está permitida la entrada al templo a castrados y a bastardos.
  • "Maldito el que se acueste con su hermana, hija de su padre, o hija de su madre." ¿Cómo? ¿Y ahora, con quién se van a casar?

DEUTERONOMIO 28-29-30: Reiteran que el que obedezca a Dios en todo, le irá de maravilla, será extra-fértil, mandará por encima de todos los gentiles, será rico y tendrá muchas propiedades con gran plusvalía, sus enemigos huirán de él, etc.

Pero quien no obedezca a Dios:

  • Será maldito en la ciudad y en el campo.
  • Serán malditos sus hijos, las crías de su ganado, y los frutos de sus cultivos.
  • Dios lo herirá con tisis, fiebre, calor, espadas y añublo.
  • Le lloverá polvo y ceniza.
  • Le saldrán llagas, hemorroides, sarna, y comezón incurables.
  • Se volverá loco y ciego, y tendrá enfermedades cardiovasculares.
  • Su esposa le será infiel.
  • Le robarán a sus animales.
  • Sus hijos serán esclavos.
  • Le saldrán callos y costras en los pies y rodillas.
  • Las langostas y los gusanos se comerán sus cosechas.
  • Se comerá a sus propios hijos.
  • Los animales se comerán su cadáver.

DEUTERONOMIO 31-32: Moisés está a punto de morir, a la edad de 127 años. Va al tabernáculo junto con Josué, a esperar su muerte. Se le aparece Dios, y le profetiza que después de que Moisés muera, los israelitas se rebelarán contra Dios y él los castigará y los abandonará. Así Moisés se podrá morir con un pensamiento bonito en la cabeza.

DEUTERONOMIO 33: Moisés bendice a cada tribu de Israel con alegorías poéticas.

DEUTERONOMIO 34: Moisés se sube a un monte y ahí se muere, solo como perro, sin entrar en la tierra prometida. 

La muerte de Moisés marca el fin del Deuteronomio, el quinto libro en la serie épica que es la Biblia. Cuando digo "épico" lo uso en el significado moderno que le dan a la palabra, para describir una película interminable.

RESEÑA DEL DEUTERONOMIO: Estos libros van de mal en peor, el Deuteronomio es por mucho, el más carente de contenido interesante de todos los que he leído hasta ahora. Pude resumir 6 capítulos en un párrafo de 4 renglones. De hecho, todo el libro puede ser resumido un una sóla oración: "Moisés se muere". La única parte entretenida es cuando Dios enlista todas las torturas y aflicciones que le lloverán a quien lo desobedezca, pero inclusive esto ya lo habíamos visto antes en otros libros de la Biblia. Me da pena hacerlo, pero tendré que estrenar la calificación más abismal que puede existir para una reseña en el sistema PANCHOPPER.

CALIFICACIÓN: 0 (cero) tentáculos.

Por lo menos no se puede poner peor, ¿o sí? Descubrámoslo la siguiente semana, cuando demos vuelta a las primeras páginas del libro de Josué. ¡Yupi!