PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 16: Un, dos, tres. Todos para abajo.

¡Alegría y júbilo! Hemos llegado al final del libro de los Números. Ya mero acabo toda la Biblia, ¿verdad? Como siempre, al final de este capítulo daré la reseña del libro y mi calificación. Avancemos, mis estimados lectores.

NÚMEROS 31: Por fin invaden a Madián, y matan a todos los hombres. También matan a Balaam. A las mujeres y a los niños los toman como prisioneros, y esto enfurece a Moisés. Moisés les dice que esas mujeres son las que hicieron pecar a los hombres de Israel, aconsejadas por Balaam (pobre Balaam, después de todo lo que pasó por culpa de Dios, su recompensa es que lo maten y luego le inventen calumnias). Moisés manda a matar a todos los niños varones y a toda hembra que no sea vírgen, las que sí lo son pueden sobrevivir para ser esclavas. 

Eleazar se queda con el 50% de todas las riquezas que saquearon, y el resto se lo reparten entre todo el pueblo, los sacerdotes obviamente se llevan su moche. Está resultando muy bien este negocio del genocidio.

NÚMEROS 32: A los hijos de Gad y de Rubén les gustó esa tierra que acababan de conquistar, y le pidieron a Moisés que les deje quedarse ahí para criar a su ganado. Moisés se enoja porque ellos no quieren cruzar el río Jordán con el resto de Israel para seguir matando gente. Los hijos de Gad y de Rubén se comprometen a pelear del lado de las demás tribus de Israel hasta llegar a la tierra prometida, y luego se van a regresar a Madián.

NÚMEROS 33: Resumen de todos los viajes de Israel. Por fin llegan al río Jordán y acampan junto a él. Dios les advierte que más vale que maten a toda la gente que habita en Canaán, y no dejen a ninguno, o si no, les va a ir mal.

NÚMEROS 34: Capítulo mierda.

NÚMEROS 35: Se están repartiendo las tierras que van a conquistar, y Dios le ordena que de las ciudades que le toquen a los Levitas, seis de ellas deben servir como refugio para los homicidas. Suena como una de esas ocurrencias pícaras de Dios, pero esta tiene algo de sentido: Cuando alguien es acusado de homicidio, puede ir a esas ciudades a refugiarse, y ahí estará protegido de la gente que quiera vengarse, hasta que se le haya hecho un juicio. En caso de ser encontrado culpable, entonces sí puede vengarse el pariente de la víctima y matar a palazos al homicida.

NÚMEROS 36: Instituyen una ley donde la gente sólo se puede casar con miembros de su propia tribu. Ya sabíamos que les gustaba mucho casarse con sus familiares pero ahora está insitucionalizado.

Y en esa nota alegre se acaba el libro de los Números. Diría que es anticlimático pero, sinceramente, no ocurrieron muchas cosas emocionantes.

RESEÑA DEL LIBRO DE LOS NÚMEROS: Muy similar al Levítico en su falta de contenido. Es divertido leer cómo se rebelan los israelitas y Dios los castiga, pero después de 5 veces seguidas de lo mismo, deja de ser emocionante. Igual con los genocidios. 

Destacan dos historia de todo el libro:

  • Moisés comenzó su historia en la Biblia como un héroe compasivo y justo, que le preocupa el bienestar de sus hermanos hebreos. Dios lo obliga a ser el líder en su campaña para sacar al pueblo de Egipto. Después de liberar a los israelitas, Moisés se vuelve el gendarme encargado de mantener el órden bajo la tiranía de Dios, a cambio se beneficia recibiendo ofrendas e impuestos. Al mismo tiempo va perdiendo la razón progresivamente por juntarse tanto con Dios. Al final de este libro, es traicionado por Él después de una desobediencia trivial, y es condenado a nunca entrar en la tierra prometida. Una historia verdaderamente trágica.
  • Balaam, un hechicero o profeta que obedece a Dios en todo lo que le ordena, a pesar de que es amenazado de muerte y confundido por un ángel. Al final, los israelitas los matan como quiera por presuntamente ordenarle a las mujeres madianitas de tentar a los varones hebreos. Una doble moral terrible, los israelitas habían demostrado en repetidas ocasiones que son capaces de desobedecer a Dios sin que los tenga que tentar nadie, pero si hay mujeres involucradas, ellas son las culpables.

Pero a pesar de estas historias y de la violencia abundante, me siguió pareciendo monótono y tedioso el libro. No le puedo dar mejor calificación que al Levítico.

CALIFICACIÓN: 2 de 8 tentáculos.