PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 15: Fuerza de unicornio

Aquí estoy una vez más, continuando inexorablemente mi labor de leer la Biblia y resumirla para que ustedes no lo tengan que hacer. Es un trabajo difícil y cansado pero alguien tiene que hacerlo. Así que, sin más preámbulo, veamos qué aventuras les esperan a Moisés y sus amigos.

NÚMEROS 21: El pueblo de Moisés le tiene que sacar la vuelta a la ciudad de Edom, ya que su rey había amenazado con atacarlos si se acercaban a ella. En el proceso de rodear la ciudad pasan cerca de Arad. El rey de Arad ve que vienen los israelitas, y decide atacarlos y tomar prisioneros. Dios en respuesta destruye toda la ciudad.

No obstante, el pueblo de Israel se empieza a quejar de que no les gusta caminar por el desierto, y que están hartos de comer maná, y beber agua de piedras. Dios les manda serpientes de fuego que muerden y matan a un montón de gente. Una vez más la gente se arrepiente y le pide a Moisés que hable con Dios para que se calme. Moisés va con Dios y éste le dice que haga una serpiente de bronce (¿Cómo? ¿Que no se supone que no deben hacer imágenes?) y el que sea mordido por una serpiente y mire la imágen, no morirá. Un modo mas sencillo de solucionar la situación sería simplemente quitar las serpientes de fuego, pero yo que sé. Moisés sigue las instrucciones de Dios y así sucede.

Siguen por su camino y llegan a una región que se llama "el amorreo". Mandan a un embajador a hablar con Sehón, el rey de ahí, y le piden que les deje pasar por su ciudad. Sehón no se los permite y los ataca. Israel pelea contra los ejércitos de Sehón y los vence a todos, y toman sus tierras y sus ciudades. Ahora los hebreos habitan en la tierra del amorreo, ya no tienen por qué vagar por el desierto ni invadir otros pueblos, sus dias como nómodas han terminado, ¿verdad?

La respuesta es NO. La nación de Israel se sigue expandiendo hacia otras ciudades para conquistarlas. Pelean contra Og, el rey de Basán, y lo vencen con la ayuda de Dios. Matan a todos los habitantes de la ciudad, incluyendo mujeres y niños.

NÚMEROS 22: Los hijos de Israel se siguen expandiendo y llegan a Moab. El rey de ahí, Balac, sabía de las carnicerías que habían hecho en el amorreo, y dice algo medio raro:

Y dijo Moab a los ancianos de Madián: ahora lamerá esta compañía a todos nuestros contornos, como lame el buey la grama del campo.

¿Eh?

En fin, Balac manda a llamar a Balaam, que era como un hechicero o tenía poderes o algo así. Le pide que maldiga a los hebreos para que los pueda ahuyentar de su tierra, y no invadan y conquisten su pueblo. Balaam le contesta que tiene que consultarlo con la almohada, y en la noche llega Dios a decirle que no maldiga a los hebreos, porque son su pueblo elegido. Entonces Balaam le dice que no a Balac. Pudieron ponerles nombres un poquito menos parecidos, para que fuese menos confusa esta parte.

Balac sigue mandando mensajeros a Balaam, para que sigan insistiéndole que venga a maldecir a los isrealitas, Balaam se sigue negando. Pero un día de esos Dios le dice que está bien, que vaya con Balac, pero que sólo haga lo que Dios le diga.

Entonces Balaam se sube en su burra y va camino a Moab. Dios ve esto y se enoja, a pesar de que Balaam está haciendo lo que le acaba de ordenar. ¿Es otra bromita de Dios, u otro episodio de demencia? Manda a un ángel con una espada a que se ponga en el camino e intercepte a Balaam. Éste no puede ver al ángel, pero su burra sí, por alguna razón. La burra se quita del camino pero Balaam la azota para que rectifique su curso. La burra sigue obstinada en no avanzar, y Balaam le sigue pegando, hasta que Dios hace que la burra hable. La burra le dice a Balaam que no esté tiznando, ¿qué no ve que hay un ángel con un arma blanca adelante? Entonces Dios hace que Balaam pueda ver al ángel. El ángel regaña a Balaam por golpear tanto a su asna, que le ha salvado la vida al quitarse del camino, porque si seguía por él, el ángel lo iba a matar (como si no supiera que no lo podía ver). En todo lo que llevo leído de la Biblia, esto es lo más extraño y esquizofrénico que se ha comportado Dios. 

Balaam le pide disculpas al ángel y se dispone a regresar a su casa, pero el ángel le dice que no se regrese, que vaya con Balac. ¿Entonces? ¿Ya te decidiste? Primero que vaya, luego se enoja porque va y manda un ángel invisible a matarlo, luego se enoja porque no puede ver al ángel invisible y por pegarle a su burra. Luego le dice que no se regrese, que siempre sí vaya.

Finalmente llega Balaam a Moab y lo recibe Balac. Pero Balaam le advierte que sólo hará y dirá lo que le ordene Dios.

NÚMEROS 23: Entonces Balac lleva a Balaam a la cima de un monte, para que puedan ver lo numerosos que son los israelitas. Balaam le dice a Balac que haga siete altares y en cada uno haga ofrendas de animales. Balac hace todo eso, pero Balaam nomás le dice que no le enviará maldiciones a Israel porque están benditos por Dios. Balac se enoja porque lo hizo hacer todos esos altares y sacrificios nomás para que bendiga al ejército que está a punto de invadirlo. Balaam le contesta que sólo está diciendo lo que Dios le dicta, y que Dios es justo y siempre dice la verdad (a pesar de que acaba de ser testigo de lo irracional que es, pero supongo que tiene que halagar a Dios si no quiere ser decapitado por un ángel).

NÚMEROS 24: Balaam sigue profetizando todas las atrocidades que hará Israel a las otras naciones, se echa un discurso Mike Tyson-esco:

Dios lo sacó de Egipto; tiene fuerzas como el unicornio; comerá a los gentiles sus enemigos, y desmenuzará sus huesos, y los asaeteará con sus saetas.

Suena chistoso, pero cuando dicen unicornio probablemente quieren decir rinoceronte.

NÚMEROS 25: Los Israelitas siguen acampando en Moab, y se ponen a fornicar con las mujeres de ahí, ellas los convencen de alabar a sus dioses. Obviamente Dios se enoja.

Dios le ordena a Moisés que crucifique a cada varón que se inclinó ante los dioses paganos, y así lo hace. En eso llega un varón con su novia madianita, paseándose descaradamente entre todos los sacerdotes. Finees, un hijo del sacerdote Eleazar, agarra una lanza y empala a ambos. Esto hace que se calme la ira de Dios y él les dice que ya pueden dejar de crucificar gente, además, felicita a Finees por su iniciativa. Murieron 24,000.

Dios le ordena a Moisés que extermine a todos los madianitas, por tener el atrevimiento de engañarlos para que tengan sexo con sus mujeres y adoren a sus dioses.

NÚMEROS 26: Otra vez hacen censo de los varones mayores de 20 años, para que vayan a la guerra. Son 601,730, con todo y que se murieron un chingo con los castigos de Dios.

NÚMEROS 27: Cuando ya están bien organizados los ejércitos para invadir, y ya se pusieron de acuerdo de cómo se van a repartir las tierras que conquisten, Dios le dice a Moisés que se suba al monte para que vea el territorio que va a invadir, y le dice que después de la guerra contra Madián, se va a morir sin poder disfrutar de los frutos de su conquista. Eso le pasa por desobediente. Dios elige a Josué para que herede el liderazgo de Israel después de que muera Moisés.

NÚMEROS 28-29: Capítulos mierda. Dios les pide más sacrificios de animales y pan y vino, etc. No tiene llenadera.

NÚMEROS 30: Leyes sobre cómo hacer juramentos.

¡Continuará! En el siguiente capítulo Israel va a invadir la tierra de Madián y seguramente habrá mucha matanza. ¡Qué emoción! No olviden acompañarme la siguiente semana para ver qué pasa.