PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 10: El Método del Éxodo

Ya estamos en la última parte del éxodo. ¡Qué emoción! Este libro de la Biblia ha sido una aventura épica, de seguro nos espera un clímax explosivo y excitante para la conclusión. Quiero darles las gracias por ser mis pacientes lectores, y hacer de PLLB el fenómeno internacional que es hoy. Según las métricas del sitio, ¡tengo más de cuatro lectores regulares! 

Como con el Génesis, daré una reseña general del libro y mi calificación al final. Agárrense de sus asientos y pónganse sus cinturones, ¡aquí vamos!

ÉXODO 33: Mueven el tabernáculo de la alianza afuera del campamento y ahí va Moisés a hablar con Dios. Al parecer Moisés se mete al tabernáculo para tener sus comunicaciones divinas, es como una versión primitiva de una cámara de aislamiento sensorial. Moisés le pide a Dios que muestre su cara y Dios no quiere, cualquiera que vea su cara morirá, según esto. Es la primera vez que vemos a Dios ser tan tímido, tal vez ese día tenía un grano.

ÉXODO 34: Moisés tiene que volver a subir al monte Sinaí para que Dios escriba de nuevo sus leyes en las tablas de piedra. Cuando llega Moisés a la cima, Dios dice esto:

YO SOY el SEÑOR, YO SOY fuerte, misericordioso, y lleno de gracia; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad.

Ajá, sí. Misericordioso y tardado para la ira. Mmm-jmmm. Además, ¿ya vieron cómo habla como el Capitán Cavernícola?

Dios le dicta las leyes a Moisés y él las graba en las tablas de piedra. Cuando baja del monte, su cara está brillando como foco, como super-sayayín, y la gente del pueblo tenía miedo de acercarse a él. Probablemente temen que les lance una bola de energía.

ÉXODO 35: La gente israelita dona sus cosas valiosas: oro, plata, piedras preciosas, pelo de cabra, telas exóticas, etcétera; para contruir todas las cosas de oro y vestidos fabulosos que ha pedido Dios. 

ÉXODO 36-37-38-39-40: Construyen el tabernáculo del testimonio. Ya sé que en Éxodo 33 Moisés ya se estaba metiendo al tabernáculo, pero así es este libro: confuso y lleno de errores de continuidad. Cuentan todo el procedimiento de la construcción con un detalle extremádamente tedioso. Sucede igual con la mesa, el candelero, el altar de oro, el altar de bronce, el incensario y toda la parafenália para adorar a Dios. Esta es por mucho, la peor parte y la más aburrida de la Biblia hasta ahora. Al final santifican todo untándole aceites, nos topamos con esta joya de la prosa poética:

Ungirás también el altar del holocausto y todos sus vasos; y santificarás el altar, y será un altar santísimo.

Y así se acaba el Éxodo. Es bastante anticlimático.

RESEÑA DEL LIBRO DEL ÉXODO: Este libro se aleja bastante del estilo del libro anterior. En el Génesis, la narrativa es rápida y se mueve con gran alacridad a través del tiempo, desde la creación del universo hasta José el clarividente. Este libro es, en su totalidad, acerca de la aventura de Moisés, un héroe que también es muy diferente a los protagonistas del Génesis, principalmente porque es un hombre decente y justo. Pero es obligado por un ser poderososo y antipático a emprender en una aventura épica que lo arroja en descenso hacia la corrupción y la demencia (similar a Bilbo el Hobbit).

El personaje de Dios sigue sorprendiéndonos con sus actos de maldad, el libro hace un buen trabajo al superar las atrocidades del libro anterior, que eran bastante horroríficas, por lo cual, no debió ser fácil para el autor. Me llamó la atención la manera particularmente cruel con la que trata a los egipcios y al Faraón. Eso de controlar su mente para que no deje ir a los hebreos, y así justificar más castigos hacia el pueblo inocente de Egipto estuvo sorprendente.

En cuanto a elementos fantásticos también superó al libro anterior. Las lluvias de ranas, langostas y demás alimañas, partir el mar en dos y las columnas de fuego, todo esto nos muestra que el autor va desarrollando su imaginación y la prosa ya es un poco menos sobria que en el Génesis. Desgraciadamente, la narrativa pierde todo su momentum en la última parte, con las instrucciones adormecedoras para construir los juguetes dorados de Dios.

CALIFICACIÓN: 4 de 8 tentáculos.