PANCHO LEE LA BIBLIA PARTE 44: Esdras cocina con gas

Hermosos lectores: Los saludo una vez más y les traigo un capítulo nuevo de PANCHO LEE LA BIBLIA. La entrega de hoy será breve, ya que estamos en una parte de la Biblia donde los libros son más cortos, como de 10 capítulos cada uno. Esta semana estudiaremos el libro de Esdras. ¡Qué emoción!

ESDRAS 1-6: Ciro, el rey de Persia, le permite a los judíos regresar a Judá y reconstruir el templo de Jerusalén. Todos están muy felices y se ponen a trabajar para restaurar su antiguo país. Pero la gente de los países vecinos no están tan contentos con este suceso y le mandan una carta al rey de Persia, diciéndole que no le permita a los habitantes de Judá que reconstruyan sus ciudades y su muro, ya que no tardarán en rebelarse contra él. Logran detener la construcción brevemente, pero continúa después de que los judíos le comprueban al rey actual que estaban siguiendo las órdenes de Ciro.

ESDRAS 7-8: El rey de Persia ahora es Artajerjes, y él envía a Esdras, sacerdote y escriba, a que vaya a Judá a imponer las leyes de Dios y del rey de Persia (en el imperio Persa se permite la libertad de culto, mientras sigan siendo fieles al rey y pagando su tributo). Lo manda con todo y oro para que compre unos bueyes y los sacrifique en el templo, muy generosamente.

ESDRAS 9-10: Esdras llega a Judá y se da cuenta de que los israelitas se están mezclando con los pueblos gentiles, casándose con sus mujeres y produciendo hijos con ellas. ¡Qué horror! Se rasga las vestiduras, se arranca los pelos de su cabeza y le pide perdón a Dios por como 5 páginas por el gran pecado de su gente. No es para menos.

Esdras junta a toda la gente de Judá y les ordena separarse de las mujeres extranjeras, y echarlas del país, con todo y sus hijos. Así logra la pureza racial de Judá, lo cual pone a Dios muy contento. Después del buen ejemplo de tolerancia multicultural que les dieron los reyes persas, así se portan. Pero bueno, así es este libro.

RESEÑA DEL LIBRO DE ESDRAS: No es el libro más interesante del mundo, pero por lo menos es corto, y si le quitáramos los capítulos mierda sería aún más corto. Algo diferente de este libro es que está narrado en primera persona, desde la perspectiva de Esdras, lo cual es un poco refrescante y capturó un poco más mi atención.

CALIFICACIÓN: 2 de 8 tentáculos.