PANCHO LEE LA BIBLIA, PARTE 3: ¿QUIÉN DICE QUE PADROTEAR ES FÁCIL?

¡Se está empezando a poner emocionante! En el capítulo anterior Dios estaba a punto de destruir Sodoma y Gomorra, pero Abraham logró convencerlo de que si encontraba 10 personas justas, se salvarían las dos ciudades. ¿Qué pasará? Acompáñenme y descubrámoslo, no necesitan equipaje, sólo la nave de su imaginación. ¡Zuuuummm!

GÉNESIS 19: Llegaron unos ángeles a Sodoma y Lot los recibió y los invitó a que se quedaran en su casa. Los ángeles aceptan y se quedan a comer. Antes de que se acuesten a dormir llegan a la puerta todos los hombres de Sodoma juntos, llaman a Lot y le preguntan que dónde están los varones que llegaron ese día, que los saque para que los puedan "conocer" (en este contexto, conocer = echárselos). Lo que Lot debió haber contestado es: "¡No! Por favor no violen a nadie, ¡violar gente es malo!". Pero en vez de eso negoció con los hombres y les ofreció a sus hijas en vez. Bien pensado, Lot, prefieres que violen a tus hijas que a los ángeles, que tienen poderes y se pueden defender. Los hombres de Lot no aceptan nada de esas ridiculeces, y golpean a Lot. Los ángeles lo defienden y ciegan a los sodomitas, mas ellos son persistentes y siguen buscando la puerta para derribarla, nada los detendrá en su misión. Ellos tienen un sueño, y su sueño es violar hombres.

Los ángeles finalmente se hartan, ni modo, van a destruir toda la ciudad. Tenían razón que la gente de aquí es bastante mala, aunque tomemos en cuenta que Abraham y Sara también son violadores, y es igual de malo violar a una mujer que a un hombre. ¿Pero yo qué sé? Además sólo han visitado Sodoma, pero igual van a destruir Gomorra, nomás de pilón. Los ángeles sacan a Lot y a su familia de la ciudad y le ordenan que huya sin mirar atrás. Lot, su esposa y sus dos hijas huyen hacia la ciudad de Zoar, pero la esposa mira atrás y se transforma en estatua de sal. Necia, te dijeron que no miraras atrás y ahí vas. Dios destruye las ciudades con una lluvia de fuego y azufre.

Lot se va de Zoar a esconderse en una cueva, porque le da miedo estar en una ciudad. ¿Por qué? Quién sabe.

Entonces viene una parte bastante increíble: Las hijas de Lot piensan que ya no hay hombres en la Tierra, a pesar de que acaban de estar en una ciudad que no fue destruída, y saben que hay aún más ciudades en el mundo. No obstante deciden embriagar a Lot y tener sexo con él cuando esté inconsciente porque quieren tener hijos. Tanto la mayor como la menor Billcosbyean a su papá y conciben un hijo cada quién. Estos van a ser padres de las tribus moabitas y amonitas respectivamente. No pasa nada, Dios no se enoja ni nada.

GÉNESIS 20: Abraham se pone otra vez a padrotear a Sara, esta vez engaña a Abimelec, el rey de Gerar. Dios castiga a Abimelec haciendo estériles a todas las mujeres de su familia,  le advierte que Sara es la esposa de Abraham y que si la toca, le caerán maldiciones y plagas. ¿Por qué no advirtió de esta manera al Faraón de Egipto?

Abimelec teme por su vida y regresa Sara a Abraham, se queja de las injusticias y mentiras que le han dicho. Abraham se justifica con las mismas patrañas que dijo la primera vez, que si se revelaba como el esposo de Sara lo iban a matar. Claro, no es como que un Dios lo está protegiendo ni nada por el estilo. Luego se justifica más diciendo que no mintió, porque Sara  en realidad es hija del padre de Abraham, pero no de su madre. Este libro es una verdadera cornucopia de relaciones incestuosas. Abimelec le da ganado y dinero a Abraham para que lo dejen en paz. Una vez más rinde frutos el negocio de extorsión de Dios y Abraham.

GÉNESIS 21: Sara da a luz a Isaac, quien va a ser una verdadera joya de persona. El hijo de Agar la egipcia, Ismael, se burla de Isaac y Sara se enoja, le dice a Abraham que corra a Agar y a su hijo. Abraham los corre al día siguiente con pan y agua. Agar e Ismael se pierden en el desierto hasta que están muriendo de sed, Agar deja a Ismael a la sombra de un árbol y se va caminando para no verlo morir. Dios se apiada de ellos y les muestra una fuente de agua para que beban. Es la primer cosa buena que hace Dios. También en este capítulo Abraham hace una alianza con Abimelec.

GÉNESIS 22: Dios se siente rarito por haber hecho una acción justa, entonces le dice a Abraham que mate a su hijo Isaac en una hoguera como sacrificio a él. Así, casual. Abraham obedece sin chistar, agarra a su hijo y un montón de leños. Se suben a un monte y Abraham amarra a Isaac a la leña, cuando está a punto de degollarlo con un cuchillo, llega un ángel a detenerlo. Era sólo una prueba para ver si Abraham obedecía. Una bromita. Vuelven a decir que Abraham tendrá más hijos que la arena y blablabla.

GÉNESIS 23: Se muere Sara. Abraham le compra una cueva a un tal Het y la sepulta ahí.

GÉNESIS 24: Abraham ya está viejo, le llama a un sirviente y le ordena: "Pon ahora tu mano debajo de mi muslo". OK. Le da instrucciones para que busque esposa para Isaac, pero la esposa no debe  de venir de los cananeos, donde ellos habitan, sino que debe venir de la tierra natal y del linaje de Abraham. A esta gente le encanta la endogamia.

El sirviente va pues a esta tierra, se sienta con sus camello cerca de un pozo, y espera a que lleguen las mujeres a llenar sus cántaros. Le pide a Dios una señal: que a la mujer que le pida agua de su cántaro, y ella le dé agua, será la elegida para Isaac. Una señal tan específica sólo puede venir del cielo, cuando le pides agua a alguien y te la comparte significa forzosamente que es una persona elegida por la divinidad. Esto sucede, y nos lo cuentan todo tres veces seguidas para que entendamos. Siempre es super entretenido cuando te repiten el mismo párrafo tres veces. El sirviente prosigue a adquirir a la mujer de la manera tradicional: comprándola con oro. La mujer, Rebeca, va con Isaac y se casa con él.

GÉNESIS 25: Abraham se casa otra vez, con una mujer llamada Cetura, y engendran una bola de gente. Abraham se muere a los 165 años. El promedio de vida se ha reducido bastante en esta época, mi principal sospechoso es el gluten. Sepultan a Abraham en la misma cueva que Sara. Isaac le ruega a Dios que haga fértil a Rebeca y este se lo concede, pero tendrá mellizos y Dios profetiza que uno se peleará con el otro y el mayor servirá al menor.

El primer hijo nació pelirrojo y velludo, pero sus papás lo quisieron a pesar de esto; y lo llamaron Esaú. El otro hijo se llamó Jacob. Esaú era cazador y el consentido de Isaac. Jacob era el mami's boy.

En día Esaú llegó con mucha sed de su cacería, y le pidió a Jacob que le diera de una bebida que él había preparado. Jacob le vendió la bebida a Esaú a cambio de su primogénito y Esaú aceptó. Así nomás.

GÉNESIS 26: Isaac se mueve a Gerar, la tierra del rey Abimelec, y pone en marcha el plan tradicional de su familia para extorsionarlo: se pone a decir que Rebeca es su hermana. Pero Abimelec no cae dos veces en el mismo truco, le reclama a Isaac que por qué le hace esto. Isaac se excusa de la misma manera que su padre, que tenía miedo que lo fueran a matar. Estos weyes viven con mucho miedo, a pesar de que Dios es su sicario personal.

Isaac se establece en Gerar y es muy próspero, hay unos conflictos sobre unos pozos de agua pero son irrelevantes.  Luego hacen un poco de foreshadowing y adelantan que Esaú se va a casar con una tal Judit y que va a ser un problema.

¡Es todo por hoy amiguitos, estimados lectores! Acompáñenme en el próximo capítulo, donde leeremos las aventuras de Jacob y Esaú. ¡Yupi!